¿ Pactarían con el diablo a cambio de dilatar la muerte ?

El cartero acepta y el diablo cumple. La película empieza a explorar un mundo en crisis. La tecnología, los móviles, el cine y la economía parecen ser las únicas máximas de nuestro tiempo, menoscabando la responsabilidad, el ecosistema, la madurez de la conciencia y el contacto personal con amigos y la familia. Todo puede ser arrebatado en un sólo instante, y lo mundano aparentemente sólido, puede desplomarse en un sólo golpe. Siempre me ha gustado el cine nipón por dos motivos. El primero es porque está cargado de importantes interrogantes. El segundo es porque se demuestra lo que es una moraleja. Me parece una buena película, pero también es algo que mucha gente no comprende todavía. Kawamura y Nagai, están para esto, para sacudir las conciencias.

Si los gatos desaparecieran del mundo, ¿qué haríamos?
Filmaffinity.com